Ambliopía: Qué es, causas, síntomas y tratamiento

ambliopía

Muchos de los padecimientos o problemas de la vista pueden presentarse desde muy temprana edad por problemas con el debido desarrollo de la vista, ya que esta, a diferencia de lo que muchos piensan, no es un sentido completamente desarrollado desde el nacimiento, sino que, como el habla o la capacidad de caminar, se va desarrollando en los primeros años de vida hasta que se llega a un nivel de dominio estándar.

Uno de los problemas más comunes de la vista que se puede presentar a edad temprana es la ambliopía, también conocida como ojo vago u ojo perezoso.

En Quitateloslentes.com te contamos todo lo que debes saber acerca de la ambliopía, qué es, cuáles son sus causas, síntomas y cuáles son los tratamientos que existen para corregirla.

¿Qué es la ambliopía u ojo vago?

La ambliopía,también conocida como ojo vago u ojo perezoso, se define como un trastorno de la vista en la que el ojo presenta una disminución de la agudeza visual sin una alteración orgánica o causa aparente que lo justifique.

Ambliopía u “ojo perezoso” es uno de los trastornos más comunes de la visión en niños, los cual sucede porque uno de los ojos no se comunica bien con el cerebro. El ojo puede parecer normal pero el cerebro “prefiere” el otro ojo. En algunos casos, los dos ojos pueden estar afectados.

¿Cuáles son las causas de la ambliopía?

El ojo perezoso o ambliopía se desarrolla debido a una experiencia visual anormal en los primeros años de vida que cambia las vías nerviosas entre una fina capa de tejido (retina) en la parte posterior del ojo y el cerebro.

El ojo más débil recibe menos señales visuales y eventualmente, la capacidad de los ojos para trabajar juntos para formar una sola imágen disminuye, de tal forma que el cerebro suprime o ignora la entrada visual del ojo más débil.

Cualquier cosa que empañe la visión de un niño o haga que los ojos se crucen o se vuelvan hacia afuera puede resultar en el desarrollo de ambliopía. Las causas comunes de este problema incluyen lo siguiente:

  • Desequilibrio muscular (ambliopía por estrabismo). La causa más común del ojo perezoso es un desequilibrio en los músculos que posicionan los ojos. Este desequilibrio puede causar que los ojos se crucen o se vuelvan hacia adentro o hacia afuera, e impide que trabajen juntos.
  • Diferencia en la agudeza visual entre los ojos (ambliopía refractiva). Una diferencia significativa entre las prescripciones en cada ojo, a menudo debido a la hipermetropía pero a veces a la miopía o a una curva superficial irregular del ojo (astigmatismo), puede dar lugar a un ojo perezoso.
    Normalmente se utilizan gafas o lentes de contacto para corregir estos problemas refractivos. En algunos niños, el ojo perezoso es causado por una combinación de estrabismo y problemas refractivos.
  • Privación. Un problema con un ojo, como un área nublada en el cristalino (catarata), puede prohibir la visión clara en ese ojo. La ambliopía por privación en la infancia requiere tratamiento urgente para prevenir la pérdida permanente de la visión. A menudo es el tipo más grave de ambliopía.

Síntomas del ojo perezoso

Los infantes con ambliopía no perciben este problema por su imitada percepción sobre sus sentidos y porque al ser un problema que se desarrolla desde el nacimiento, puede resultar la forma normal de ver para ellos, o también pueden ser demasiado pequeños para describir los síntomas.

Muchas veces estos niños entrecierran los ojos, se tapan un ojo o miran con un ojo en una dirección distinta a la del otro, todo lo cual puede indicar un problema que requiere atención médica.

Algunos niños mayores pueden referir visión deficiente en el ojo afectado o manifestar una mala percepción de la profundidad. Sin embargo, los niños afectados no suelen manifestar problemas aparentes. Si un ojo ve bien y el otro no, los niños lo compensan bien y no actúan de manera distinta a como lo hacen sus compañeros.

Algunos de los principales síntomas que pueden indicar el trastorno del ojo vago, son:

  • Un ojo que se mueve hacia adentro o afuera
  • Ojos que parecen no funcionar juntos
  • Percepción mala de la profundidad
  • Entrecerrar los ojos
  • Inclinar la cabeza
  • Resultados anormales de las pruebas de detección de la visión

¿Quiénes tienen más riesgo de desarrollar este padecimiento?

La ambliopía es un problema que se presenta en los niños desde sus primeros años de vida y se produce cuando la visión en uno o ambos ojos no se desarrolla correctamente durante la infancia.

La visión se desarrolla en los primeros años de vida. Es importante diagnosticar y tratar la ambliopía tan pronto como sea posible. De lo contrario, un niño con ambliopía no desarrollará una visión normal y sana.

¿Cuándo acudir al médico?

Consulta con el médico especialista si notas que en tu hijo sus ojos deambulan después de las primeras semanas de vida. Una revisión de la visión es especialmente importante si hay antecedentes familiares de estrabismo, cataratas infantiles u otras afecciones oculares.
Para todos los niños, se recomienda un examen ocular completo entre los 3 y los 5 años de edad.

¿Cómo se diagnostica la ambliopía?

La ambliopía en algunas ocasiones es sospechada por los padres, profesores o cuidadores al ver un comportamiento visual anómalo en el niño: no identifica de forma adecuada a los familiares en distancias largas, se acerca mucho los objetos, desvía un ojo, etc. Pero en la mayoría de las ocasiones, al ver bien por uno de los ojos el niño se desenvuelve con total normalidad y no es detectada hasta que se acude a una revisión rutinaria por el pediatra, óptico u oftalmólogo.

Podemos decir que se trata en muchos casos de una patología «asintomática» es decir, que no da signos de alerta y que debe ser valorada por un especialista para ser detectada.
Todos los niños deberían realizar una valoración de la agudeza visual hacia los 3-4 años de edad y de esa manera realizar un diagnóstico precoz y poder tratar con garantías el ojo vago.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son el estrabismo, los defectos de graduación distintos en cada ojo y todo aquello que obstaculice el eje visual durante el desarrollo del niño. Existe una predisposición en aquellos niños con antecedentes familiares de ojo vago o de estrabismo. Los prematuros también son una población de riesgo de ambliopía.

Tratamiento para la ambliopía

Para tratar la ambliopía el primer paso será identificar la causa. El tratamiento consiste en corregir la causa (estrabismo, defecto refractivo, caída del párpado) y a la vez hacer trabajar al ojo gandul.

La forma más efectiva de hacer trabajar al ojo gandul es penalizando al ojo sano y para esto existen varias formas.

La más utilizada por ser la que nos ofrece un mejor resultado y con mayor rapidez es la oclusión del ojo sano con un parche. El tiempo de oclusión dependerá del grado de ambliopía y de la edad del niño. Existen otros métodos de penalización del ojo sano como la penalización farmacológica (instilación de colirio dilatador en el ojo sano para provocar visión borrosa en el mismo) y la penalización óptica (prescribir gafa con graduación no necesaria para provocar visión borrosa en el ojo sano).

Los tratamientos mas comunes son los parches oculares, los filtros en las gafas o cristales penalizados y las gotas oculares. Con ellos se pretende tapar o nublar la visión del ojo bueno ayudar a estimular la visión del ojo malo. Las horas de parche o el tipo de tratamiento que se aconseja depende da las características de cada caso, la edad, el defecto de visión.

En una primera fase se trata hasta recuperar la máxima visión posible y después es muy importante continuar con un tratamiento de mantenimiento para consolidar la recuperación visual hasta un mínimo de los 9-10 años de edad para evitar que la visión vuelva a empeorar. El tratamiento del ojo vago se suele hacer antes de operar el estrabismo. Es importante recordar que después de la cirugía del estrabismo se debe seguir vigilando la ambliopía.

Los parches se adquieren en las farmacias, hay distintos formatos y tamaños. Se ponen en la cara, tapando el ojo sano, al ritmo que les aconseje el especialista. Si el niño se tiene que tapar solo 1-2 horas al día, aconsejamos aprovechar el tiempo que dedica a las actividades de lectura, ordenador, videojuegos o televisión.

Los filtros y las penalizaciones ópticas son otro sistema de tratar el ojo vago y lo que pretenden es castigar la visión del ojo bueno a través de la gafa. Se utilizan para casos leves o moderados o para el tratamiento de consolidación de la ambliopía. Es importante para que funcione este tratamiento que el niño lleve siempre las gafas puestas y que no mire por encima de ellas.

Las gotas que se utilizan para tratar el ojo vago (atropina) se ponen en el ojo bueno para dificultarle la visión a un nivel más bajo que la del ojo malo y así favorecer el trabajo de este ojo ambliope. Puede ser una técnica muy eficaz si se elige adecuadamente al paciente.

Hay tratamientos en investigación de medicamentos vía oral para el tratamiento que todavía siguen en estudio.

¿Existe una cirugía para la ambliopía?

No existe una cirugía ocular específica para operar el ojo vago, pues se trata de un problema en el que el cerebro comienza a ignorar la visión de un ojo por su incapacidad para mezclar las imágenes de ambos, lo cual se resuelve forzando la vista en el ojo afectado.

Por ello es importante no confundir este término con la cirugía de estrabismo, que es un padecimiento distinto por problemas en los músculos de los ojos.

Publicado por

José Arturo Espinosa Ballesteros

Médico Cirujano, egresado de la Universidad Autónoma de Guadalajara Cirujano Oftalmólogo, egresado del CMN La Raza Adiestramiento en la subespecialidad de Cirugía de Retina y Vitreo.

    Ingresa tus datos y obtén una cita de valoración gratuita







    OPÉRATE LOS OJOS DE INMEDIATO
    Y PAGA A CRÉDITO

    *Pago inicial desde $2,500 no necesitas tarjeta de crédito*
    AGENDAR MI CITA DE VALORACIÓN
    GRATIS - 55 8950 5414

    img