Lagrimal inflamado: Causas, síntomas y tratamiento

lagrimal inflamado

Al hablar de padecimientos de la vista se debe mencionar que no todos se originan directamente en el ojo o en las capas que los conforman, pues en muchas ocasiones estas afectaciones tienen que ver con los músculos, nervios y glándulas que se encuentran alrededor de él.

Como sabemos, para que este órgano funcione de forma óptima debe estar siempre lubricado por distintos fluidos que se encargan de facilitar su movimiento y que a la vez protegen el órgano de organismo externos, suciedad e incluso de la luz.

Una de estas glándulas es el lagrimal, el cual es el principal encargado de la generación de humedad en la parte exterior del ojo, pero que tampoco está exento de sufrir padecimientos que pueden terminar por afectar todo el ojo y con ello el sentido de la vista.

Uno de los padecimientos más comunes es el lagrimal inflamado, lo cual lo puede sufrir cualquier persona de cualquier edad por diversas causas que revisaremos más adelante.

Para conocer más sobre este y otros padecimientos de la vista y cómo puedes tratarlos, lee más o agenda tu cita ahora en Quitateloslentes.com, la clínica oftalmológica #1 en México con más de 17 años de experiencia.

¿Qué es el lagrimal inflamado?

El lagrimal inflamado se trata de un padecimiento en el que esta glándula se obstruye o infecta, generando una inflamación o abultamiento en la zona, lo cual puede ser doloroso al tacto, generar derrame de fluido y en ocasiones, fiebre y otros síntomas.

La causa más común es que se trate de un lagrimal obstruido. El lagrimal se trata de un conducto por el que la lágrima pasa hasta llegar a la nariz. Si se obstruye, que es un problema que ocurre con relativa frecuencia, la lágrima no tiene por donde drenar, y es por eso que el ojo llora.

Esto evita que el ojo se pueda humectar y tenga una correcta limpieza, lo que favorece que aparezcan conjuntivitis de repetición (ojo rojo, secreciones, etc.). Por otro lado, esto también puede generar una infección denominada como dacriocistitis.

.

¿Cuáles pueden ser las causas de un lagrimal inflamado?

Existen diversas causas que causan inflamación en el lagrimal. Generalmente se debe a una posible obstrucción de las vías lagrimales (lo que, a su vez, puede tener distintos orígenes). De hecho, si el lagrimal inflamado no se trata correctamente, puede terminar derivando en un quiste en el saco lagrimal, lo que se conoce como mucocele.

También considera que si el lagrimal se inflama frecuentemente, es probable que se trate de una infección del saco lagrimal, también denominada dacriocistitis.

El lagrimal puede estar inflamado como consecuencia de una obstrucción del conducto nasolagrimal. En estos casos, las lágrimas, en vez de drenarse hacia la parte posterior de la nariz, acaban acumulánose.

Dicha obstrucción puede deberse a múltiples causas, aunque en ocasiones no es posible determinar el motivo en concreto. Las más habituales son las siguientes:

  • Traumatismos
  • Desviación del tabique nasal
  • Rinitis
  • Pólipos nasales
  • Dacriostenosis congénita residual
  • Hipertrofia del cornete inferior

¿Qué es la dacriocistitis?

En casos en los que el lagrimal permanece inflamado con demasiada frecuencia, es posible que estemos ante un caso de dacriocistitis. Es decir, una inflamación de la glándula que produce las lágrimas por infección.

Esta complicación suele ir acompañada de síntomas como dolor en la zona afectada, fiebre, blefaritis (inflamación de los párpados), eritema en el área del saco lagrimal, conjuntivitis, y un exceso de lágrimas o secreción en la zona de los ojos.

Cuando se habla de un lagrimal inflamado que ha pasado a convertirse en dacriocistitis, lo más habitual es que la causa que se encuentre detrás de este problema tenga un origen infeccioso, ya sea viral o bacteriano.

Algunas de las enfermedades que causan el lagrimal inflamado son llas paperas, el virus Epstein-Barr, o una infección por estafilococo o gonococo.

Dependiendo de la forma en la que se manifieste la dacriocistitis, podemos encontrarnos ante los siguientes tipos de dacriocistitis:

  • Dacriocistitis aguda: La dacriocistitis, cuando es aguda, puede llegar a ser bastante molesta y dolorosa, por lo que conviene que la tratemos de forma inmediata para evitar que se agrave. Además, cursa de forma muy rápida.
  • Dacriocistitis crónica: Puede llegar a confundirse con la conjuntivitis, pues también produce un lagrimeo constante.
  • Dacriocistitis del recién nacido: Existe un estrechamiento congénito del conducto nasolacrimal, pero es un fenómeno raro que solo afecta al 1% de los bebés.

¿Qué es el lagrimal bloqueado?

Cuando tienes un conducto lagrimal obstruido, las lágrimas no pueden drenar normalmente, provocando que los ojos estén llorosos e irritados. La afección es causada por una obstrucción parcial o completa en el sistema de secreción lagrimal.

La obstrucción del conducto lagrimal es común en los recién nacidos. Por lo general, la afección mejora sin ningún tratamiento durante el primer año de vida. En los adultos, un conducto lagrimal obstruido puede deberse a una lesión, una infección o, en raras ocasiones, a un tumor.

La obstrucción del conducto lagrimal es casi siempre corregible. El tratamiento depende de la causa de obstrucción y la edad de la persona afectada.

Síntomas

Los síntomas más comunes del lagrimal inflamado y sobre todo de dacriocistitis son:

  • Lagrimeo excesivo
  • Enrojecimiento de la parte blanca del ojo
  • Infección o inflamación ocular recurrente (conjuntivitis)
  • Inflamación dolorosa cerca de la esquina interior del ojo
  • Formación de costras en los párpados
  • Secreción de mucosidad o pus de los párpados y la superficie del ojo
  • Visión borrosa

¿Cuándo acudir al médico por un lagrimal inflamado?

Cuando se nota dolor en el lagrimal hay que acudir a un especialista oftalmólogo para valorar la mayor o menor gravedad de una posible infección.

No obstante, para evitar que el dolor incremente es importante tener en cuenta algunas recomendaciones como:

  • No frotarse los ojos.
  • Evitar maquillarse los ojos.
  • Utilizar preferiblemente gafas en vez de lentes de contacto.
  • Ser rigurosos con la limpieza de manos y rostro.
  • No exponerse demasiado a dispositivos electrónicos como ordenadores, tabletas o móviles.

¿Cómo se diagnostica el lagrimal inflamado?

El tipo de diagnóstico depende la gravedad de los síntomas y signos encontrados en la exploración del especialista. Requiere una exploración oftalmológica completa y, si es posible, la obtención de un cultivo de cualquier secreción obtenida del punto lagrimal.

¿Cuáles son los tratamientos para el lagrimal obstruido o dacriocistitis?

En cuanto al tratamiento, la dacriocistitis en su versión aguda requiere un intervención inmediata. En estos casos, es necesario acudir al médico de urgencias para que pueda valorar la situación y realizar una intervención que permita desobstruir el lagrimal y limpiar toda la zona afectada. En el caso de que se haya formado un absceso, será necesario realizar una incisión y drenar la zona.

También cuando el lagrimal inflamado no ha llegado a evolucionar hasta convertirse en dacriocistitis, suele ser recomendable la aplicación de compresas calientes que se deben ir cambiando con cierta frecuencia. Esto se debe a que la aplicación de calor moderado en la zona suele ayudar a facilitar el drenaje del lagrimal obstruido.

El tratamiento para un lagrimal inflamado por causas infecciosas pasará por la administración de medicamentos adecuados a cada tipo de infección. Estos medicamentos solo podrá prescribirlos un médico, por lo que es importante acudir a una consulta de oftalmología ante el menor indicio de que se esté ante un posible lagrimal inflamado u obstruido.

Por otro lado, conviene tener presente que aproximadamente el 50% de los episodios de dacriocistitis aguda acaban convirtiéndose en una obstrucción crónica del conducto nasolagrimal. En estos casos, es imprescindible intervenir para solucionar este problema cuanto antes, ya que posponer la intervención solo conllevará el empeoramiento del cuadro clínico.

Los tratamientos más comunes en el caso de la dacriocistitis son:

  • Antibióticos sistémicos. El tratamiento antibiótico se ajusta según la respuesta clínica y los resultados de cultivos y antibiogramas.
  • Gotas de antibióticos tópicos.
  • Compresas calientes y masaje suave a nivel del canto interno.
  • Analgésicos según se requiera.
  • Incisión y drenaje a valorar de un absceso maduro, que deberán ser realizados siempre por un especialista.

¿Cómo prevenir este padecimiento?

Para reducir el riesgo de tener un conducto lagrimal bloqueado, realiza un tratamiento inmediato para los ojos inflamados o con infecciones. En primer lugar, sigue los siguientes consejos para evitar las infecciones en los ojos:

  • Lava bien tus manos con frecuencia.
  • Trata de no frotarte los ojos.
  • Reemplaza tu delineador y máscara para pestañas en forma regular. Nunca compartas estos cosméticos con otras personas.
  • Si usas lentes de contacto, mantenlos limpios según las instrucciones provistas por el fabricante y el oftalmólogo.

Factores de riesgo

Ciertos factores incrementan el riesgo de bloqueo del conducto lagrimal:

  • Edad. Los adultos mayores tienen más riesgo de presentar conductos lagrimales bloqueados debido a los cambios relacionados con la edad.
  • Inflamación crónica de los ojos. Si tienes los ojos continuamente irritados, enrojecidos e inflamados (conjuntivitis), tienes mayor riesgo de bloqueo de los conductos lagrimales.
  • Cirugía previa. Una cirugía previa de ojos, párpados, nariz o senos paranasales puede haber causado algunas cicatrices en el sistema de conductos, lo que podría bloquear un conducto lagrimal más tarde.
  • Glaucoma. Los medicamentos contra el glaucoma a menudo se utilizan de manera tópica en el ojo. Si has usado estos u otros medicamentos tópicos para los ojos, estás en mayor riesgo de bloqueo de un conducto lagrimal.
  • Tratamientos oncológicos previos. Si has recibido radioterapia o quimioterapia para tratar el cáncer, particularmente si la radiación se enfocó en tu cara o cabeza, tienes un riesgo más alto de bloqueo de un conducto lagrimal.

Publicado por

José Arturo Espinosa Ballesteros

Médico Cirujano, egresado de la Universidad Autónoma de Guadalajara Cirujano Oftalmólogo, egresado del CMN La Raza Adiestramiento en la subespecialidad de Cirugía de Retina y Vitreo.

    Ingresa tus datos y obtén una cita de valoración gratuita







    OPÉRATE LOS OJOS DE INMEDIATO
    Y PAGA A CRÉDITO

    *Pago inicial desde $2,500 no necesitas tarjeta de crédito*
    AGENDAR MI CITA DE VALORACIÓN
    GRATIS - 55 8950 5414

    img