Desprendimiento de retina: ¿Qué es y por qué sucede?

desprendimiento de retina

No importa que no seas especialista en salud ocular o que no acudas con frecuencia a la revisión de tu vista, seguramente alguna vez has escuchado el término “desprendimiento de retina”, el cual es uno de los accidentes más graves que se pueden presentar en el ojo, y el cual, por su propio nombre, nos advierte de una condición grave que debe ser atendida urgentemente si es que se presenta.

Sin embargo, ¿qué es exactamente un desprendimiento de la retina del ojo, por qué se produce y cuáles son los riesgos que esto implica para nuestra salud y nuestra vista? En Quitateloslentes.com te contamos todo al respecto.

Antes que nada… ¿qué es la retina y para que sirve?

La retina se trata de la capa de tejido sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior de nuestro globo ocular, la cual juega un papel indispensable en el enfoque de las imágenes y la transmisión de estas al cerebro para que puedan interpretarse las formas, colores y movimientos.

La luz de las imágenes que pasan a través del cristalino del ojo se enfocan en la retina. La retina convierte entonces estas imágenes en señales eléctricas y las envía por el nervio óptico al cerebro para que podamos procesar los que percibimos del entorno a través del sentido de la vista.

La retina por lo general tiene un color rojo o anaranjado debido a que hay muchos vasos sanguíneos justo detrás de ella.

¿Qué es un desprendimiento de retina?

Como su nombre lo indica, un desprendimiento de retina se trata de un trastorno en el que esta capa del ojo se desprende del sitio en el que se encuentra regularmente, lo que puede generar problemas para enfocar las imágenes que pasan a través del globo ocular y propicia que nuestra visión sea borrosa, amenazando con inclusive la pérdida de la vista.

Por la gravedad de este padecimiento, debe ser evaluado y atendido de inmediato por un médico oftalmólogo, pues de lo contrario los daños a la retina y el nervio ocular pueden ser irreversibles, teniendo como consecuencia la disminución considerable de la visión o la pérdida total de la misma.

¿Cuáles son las causas del desprendimiento de retina del ojo?

Una de las causas más comunes del desprendimiento de retina es la edad, pues a medida que el cuerpo envejece naturalmente, el vítreo en nuestros ojos se empieza a encoger y a hacerse más delgado. Al moverse el ojo, el vítreo se mueve alrededor de la retina sin problemas. No obstante, con el envejecimiento, el vítreo puede pegarse a la retina y jalar lo suficientemente fuerte como para desprenderla. En estos casos, el líquido puede pasar a través del desgarro y levantar (desprender) la retina.

El tipo más común de desprendimiento de retina con frecuencia se debe a un desgarro o perforación en esta capa. A través de estos desgarres se pueden filtrar los líquidos naturales del ojo. Esto causa la separación de la retina de los tejidos subyacentes. Esto casi siempre se debe a una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También puede ser causado por un traumatismo y una miopía muy grave. Contar con antecedentes familiares de desprendimiento de retina también aumenta el riesgo de sufrirla.

Un tipo más de desprendimiento de retina se denomina desprendimiento por tracción. Este tipo ocurre en personas con diabetes no controlada, que tienen antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación prolongada (crónica).

Cuando se presenta el desprendimiento de retina, el sangrado proveniente de los vasos sanguíneos cercanos puede causar opacidad en el interior del ojo, de manera que es posible que usted no vea claramente o que no vea en absoluto. La visión central puede resultar seriamente afectada si la mácula se desprende. La mácula es la parte de la retina responsable de la visión fina y detallada.

¿Quiénes son más propensos a sufrir este padecimiento?

Un desprendimiento de retina puede presentarse en personas de todas las edades, sin embargo resulta más común en personas mayores a los 40 años.

También hay que considerar que este padecimiento afecta más a los hombres que a las mujeres y más a blancos que afroamericanos. Las personas que presentan más riesgos también cuentan con características, como:

  • Miopía extremadamente alta o cortos de vista
  • Ya han sufrido un desprendimiento de retina en el otro ojo
  • Tienen antecedentes familiares de desprendimiento de retina
  • Se han sometido a una cirugía de cataratas
  • Tienen otras enfermedades o afecciones de la vista o del ojo
  • Han sufrido una lesión en el ojo

¿Cómo prevenir un desprendimiento de retina?

Para evitar un desprendimiento de retina o diagnosticarla a tiempo es importante que la población de riesgo se someta a revisiones oculares periódicas, como mínimo, una vez al año.

Además, la aparición súbita de moscas volantes o un aumento brusco de las ya existentes, así como la aparición de destellos luminosos o de cualquier otro de los síntomas descritos, debe ser motivo de consulta urgente con un oftalmólogo.

Síntomas del desprendimiento de retina

Los síntomas más comunes de un desprendimiento de retina del ojo incluyen un aumento de flotadores (pequeños puntos o manchas que aparecen en la visión de una persona, o destellos de luz en los ojos). También, puede sentir la sensación de que existe una “cortina” en su campo de visión.

¿Qué hacer en caso de desprendimiento de retina?

En caso de que aparezcan súbitamente cualquiera de los síntomas previamente mencionados, especialmente los destellos luminosos (pues pueden indicar un posible desgarro o rotura de la retina) se debe acudir de inmediato con el oftalmólogo para que esto sea tratado precozmente con una fotocoagulación retiniana y evitar un posterior desprendimiento de retina.

En el caso de que ya tengamos un desprendimiento de retina establecido, el tratamiento será casi siempre quirúrgico y no hacerlo de modo urgente podría conllevar la pérdida irreversible de visión del ojo.

Es importante realizar revisiones periódicas, como mínimo una vez al año, particularmente en población de riesgo. También es esencial revisar la retina del ojo contralateral de los pacientes con antecedentes personales de desprendimiento de retina, para poder detectar lesiones periféricas de riesgo y tratarlas preventivamente, antes de que desarrollen dicha enfermedad.

¿Requiere un diagnóstico médico?

Sí, en caso de que se sospeche de un desprendimiento de retina siempre será necesario un diagnóstico por parte de un oftalmólogo profesional, quien a través de instrumentos de observación o exámenes, podrá determinar si esta se encuentra desprendida y cuál es la gravedad del asunto.

Su oftalmólogo le coloca gotas en el ojo para dilatar (ensanchar) la pupila. Luego, observa por medio de un lente especial para ver si la retina tiene algún cambio.

¿Cuál es el tratamiento?

Existen varios tratamientos para el caso del desprendimiento de retina, como lo son:

  • Retinopexia neumática: El oftalmólogo coloca una burbuja de gas en el interior del ojo. Esto empuja la retina y la coloca en su lugar para que pueda sanar adecuadamente. Posteriormente el paciente deberá mantener la cabeza en la posición específica que su médico recomiende durante varios días. De esta forma, la burbuja permanece en el lugar correcto. A medida que se cura el ojo, el cuerpo produce el líquido que llena el ojo. Gradualmente, este líquido sustituye a la burbuja de gas.
  • Vitrectomía:
    Su oftalmólogo retira el vítreo que jala de la retina. El vítreo será reemplazado por una burbuja de aire, gas o aceite. La burbuja empuja la retina y la coloca en su lugar para que pueda sanar adecuadamente. Si se utiliza una burbuja de aceite, el oftalmólogo la extraerá unos meses después. Usted no puede viajar a lugares de alta altitud ni bucear si le han colocado una burbuja de aire o gas. Esto se debe a que un cambio de altitud hace que el gas se expanda y aumente la presión ocular.
  • Bucle escleral: Se cose una banda de goma o plástico blando en la parte exterior del globo ocular. Esto presiona levemente el ojo hacia adentro. Esto ayuda a que la retina despegada selle contra la pared ocular. No verá el bucle escleral en el ojo. En general, se deja de manera permanente en el ojo.

¿La cirugía por desprendimiento de retina es riesgosa?

Como sabemos, todas las cirugías oculares tienen un cierto nivel de riesgo, sin embargo en este caso si no trata el desprendimiento de retina, las consecuencias pueden ser terribles, como el perder la visión rápida y permanentemente.

Entre los riesgos que esta intervención puede representar, se encuentran:

  • Infección en el ojo
  • Sangrado en el ojo
  • Aumento de la presión en el interior del ojo, lo que puede provocar glaucoma
  • Catarata, cuando el cristalino en el ojo se vuelve nublado
  • Necesidad de una segunda cirugía
  • Posibilidad de que la retina no se vuelva a adherir correctamente
  • Posibilidad de que la retina se vuelva a desprender

Publicado por

José Arturo Espinosa Ballesteros

Médico Cirujano, egresado de la Universidad Autónoma de Guadalajara Cirujano Oftalmólogo, egresado del CMN La Raza Adiestramiento en la subespecialidad de Cirugía de Retina y Vitreo.

    Ingresa tus datos y obtén una cita de valoración gratuita







    OPÉRATE LOS OJOS DE INMEDIATO
    Y PAGA A CRÉDITO

    *Pago inicial desde $2,500 no necesitas tarjeta de crédito*
    AGENDAR MI CITA DE VALORACIÓN
    GRATIS - 55 8950 5414

    img