Tumores Oculares: Causas, síntomas y tratamientos

tumores oculares

Los ojos humanos, al ser órganos con estructuras y funciones tan complejas e importantes son bastante vulnerables a sufrir todo tipo de padecimientos o enfermedades, pues se trata de una de las zonas más delicadas del cuerpo.

Uno de los padecimientos que pueden desarrollarse en estos órganos como en cualquier otra parte del cuerpo es el cáncer y con ello, los tumores oculares.

Como sabemos, esta enfermedad es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial y lamentablemente bastante común, la cual puede aparecer en cualquier persona con o sin historial familiar.

Los tumores oculares pueden afectar a cualquier región del tejido del ojo, ya sea que se traten de tumores benignos o no. Para confirmar esto, se debe realizar una biopsia.

Todos los tumores oculares deben ser revisados y tratados por oftalmólogos especialistas para que no comprometan la integridad del ojo, la visión y la salud general o la vida del paciente.

¿Qué son los tumores oculares?

Se denomina como tumor ocular a todos aquellos padecimientos que afectan a los párpados, al ojo y la órbita,los cuales aparecen como forma de lesiones, bultos o anomalías en los tejidos del ojo.

Este tipo de lesiones pueden ser benignas o malignas. En la mayoría de los casos son benignas, pero los tumores pueden aumentar de tamaño con el paso del tiempo y producir problemas oculares debido a la compresión de otras estructuras del área.

Tipos de tumores en los ojos

  • Melanoma: Puede producirse en varios tejidos, aunque el de localización coroidea (melanoma de coroides) es el tumor intraocular primario maligno más común en el adulto. Su número de casos aumenta todavía más si se tienen en cuenta los tumores secundarios a otros procesos cancerosos que acaban provocando metástasis en el ojo, como el de mama o el de pulmón.
  • Retinoblastoma: Tumor ocular maligno más común en la infancia. Es muy agresivo y, por ello, resulta fundamental diagnosticarlo y tratarlo tempranamente.
  • Hemangioma de coroides: Tumor benigno (sin riesgo de metástasis) que, sin embargo, se desarrolla de forma muy rápida y agresiva, suponiendo un riesgo para la visión ya que su crecimiento amenaza el nervio óptico (transmisor de las imágenes de la retina al cerebro) y la mácula (zona central de la retina que permite la visión de detalle).
  • Tumores orbitarios: Son poco frecuentes y su manifestación más común es la aparición de exoftalmos unilateral de evolución lenta y progresiva (excepto determinados tumores que pueden ser bilaterales). Son muy variados y algunos pueden revestir gravedad.

Síntomas de los tumores en los ojos

Al ser internos, a menudo pasan desapercibidos inicialmente y son asintomáticos. Algunas señales de alerta que pueden asociarse a un tumor intraocular son:

Por eso, los tumores intraoculares son diagnosticados con frecuencia durante un examen oftalmológico de rutina.

Causas de los tumores oculares

Gran mayoría de los tumores son congénitos, como el 50% de los retinoblastomas, que se transmiten de una generación a otra y afectan a 1 de cada 15.000 recién nacidos. Otros, como los melanomas intraoculares, no tienen factores de riesgo específicos. Algunos pueden venir asociados a un síndrome o bien pueden ser secundarios.

Para el caso del melanoma ocular, no se conocen con exactitud cuáles son las causas, pero diversos estudios han logrado identificar una serie de posibles factores de riesgo:

  • Factores hereditarios o genéticos.
  • Sobreexposición a la luz artificial o la luz natural.
  • Pertenecer a la raza caucásica.
  • Tener los ojos claros.
  • Edad avanzada.
  • Padecer ciertas afecciones de la piel, como el síndrome de nevus displásico.
  • Tener una pigmentación anormal de la piel de los párpados o de la úvea.

¿Quiénes son más propensos a desarrollarlos?

Los tumores del ojo pueden producirse sobre cualquier tejido, pero el más frecuente, en el adulto, es el melanoma de coroides, un tumor maligno que puede tratarse mediante radioterapia y otros tratamientos con notable éxito. Otros tejidos en los que también pueden aparecer tumores malignos son la conjuntiva, la glándula lagrimal, o la órbita, entre otros.

También existen tumores benignos, que normalmente se resecan con facilidad. En el niño, hay un tumor especialmente conocido de la retina, llamado retinoblastoma, que da una apariencia de la pupila blanca y que tiene que tratarse lo antes posible porque puede llevar a la muerte del niño, si no se realiza un tratamiento apropiado.

¿Cuándo acudir al oftalmólogo?

Dada su delicada localización es necesario un diagnóstico y tratamiento precoces. El tiempo puede ser crucial para salvar la visión, el ojo, e incluso al propio paciente en los casos más graves.

¿Cómo se diagnostica un tumor ocular?

Un examen oftalmológico con un oftalmoscopio puede revelar una tumoración (tumor) oval o redonda simple en el ojo. Los exámenes que se pueden ordenar incluyen:

  • Tomografía computarizada o resonancia magnética del cerebro para buscar diseminación (metástasis) al cerebro
  • Ultrasonido del ojo
  • Biopsia de piel si hay una zona cutánea afectada

Tratamiento para los tumores oculares

El tratamiento para los tumores oculares dependerá de su tipo, ubicación y tamaño. En aquellos casos en que son malignos, generalmente requieren ser extirpados mediante cirugía de microincisión, que puede reforzarse con quimioterapia o radioterapia local en coordinación con un oncólogo, logrando un elevado índice de éxito.

Para los melanomas de coroides la terapia de elección suele ser la braquiterapia, que consiste en una placa radioactiva de rutenio o yodo situada durante unos días en la zona tumoral. Al ser local, evita la radiación externa y reduce posibles efectos secundarios, por lo que es una opción mínimamente invasiva.

Asimismo, los hemangiomas coroideos suelen tratarse con terapia fotodinámica y los retinoblastomas con una combinación de quimioterapia con láser y crioterapia.

Cirugía para tumores en los ojos

Los tumores benignos generalmente se tratan con revisiones periódicas y pruebas de imagen de forma rutinaria, salvo que produzcan pérdida de visión u otros problemas que comprometan al globo ocular, en cuyo caso el tratamiento sería la extirpación quirúrgica de los mismos.

Por su parte, los tumores malignos son necesarios de extirparse completamente.

Se trata de un procedimiento delicado y se realiza a través de pequeñas incisiones en la piel del párpado (en los pliegues naturales del párpado) o a través de la conjuntiva. Solo en muy pocas ocasiones el tratamiento conlleva a la pérdida del globo ocular y de todas las estructuras de la órbita (exenteración orbitaria).

Factores de riesgo

Las causas de los tumores oculares son muy variables y no pocos son de origen desconocido. Algunos, como el retinoblastoma en los niños, tienen un importante componente genético, mientras que otros están asociados a tumores primarios o síndromes en los que el cáncer ocular es uno más de los problemas que sufre el paciente.

Entre los factores de riesgo prevenibles, destaca la exposición solar sin protección, que aumenta el riesgo de sufrir tumores palpebrales sobre todo a partir de los 40 años.

¿Pueden prevenirse los tumores oculares?

No, los tumores oculares, como todo tipo de cáncer, no se pueden prevenir lamentablemente, por lo que es importante un diagnóstico rápido. Es por eso que resulta aconsejable hacerse cada año una exploración rutinaria ocular a partir de los 50 años, edad en la que es más común que empiecen a aparecer los tumores o el cáncer de ojo.

Publicado por

José Arturo Espinosa Ballesteros

Médico Cirujano, egresado de la Universidad Autónoma de Guadalajara Cirujano Oftalmólogo, egresado del CMN La Raza Adiestramiento en la subespecialidad de Cirugía de Retina y Vitreo.

    Ingresa tus datos y obtén una cita de valoración gratuita







    OPÉRATE LOS OJOS DE INMEDIATO
    Y PAGA A CRÉDITO

    *Pago inicial desde $2,500 no necesitas tarjeta de crédito*
    AGENDAR MI CITA DE VALORACIÓN
    GRATIS - 55 8950 5414

    img