¿La Luz Azul de las Pantallas Afecta la Vista?

luz azul de las pantallas

¿La luz azul de las pantallas afecta los ojos? ¡Aquí te lo decimos!

Seguramente ya has escuchado hablar más de una vez sobre las luz azul que emiten las pantallas de los celulares, laptops y todo tipo de dispositivos o gadgets que usamos todos los días (seguido por muchas horas continuas), la cual, siempre es mencionada como un gran factor de riesgo que puede afectar tus ojos y tu capacidad de visión a largo plazo. Pero…¿La luz de la pantalla afecta los ojos realmente? ¿Cuáles son los riesgos de estar expuestos a esta iluminación todos los días? ¿Me puedo quedar ciego por mirar mi teléfono celular?

Existe mucha controversia y puntos de vista polarizados dentro de la comunidad médica e instituciones de oftalmología que han desarrollado diversos estudios al respecto, pues si bien, está demostrado que el espectro de luz azul y luz UV es la que causa más radiación y por ende puede generar daños celulares al cuerpo, no está del todo demostrado que esta tenga una afectación directa sobre los ojos o que exista el riesgo de la pérdida de vista.

No obstante, muchos expertos señalan que la exposición a las pantallas por largos periodos de tiempo pueden generar el conocido cansancio ocular digital, resequedad o inclusive degeneración macular que reduce la capacidad visual en edades más avanzadas.

Primero que nada… ¿Qué es la luz azul?

Antes de continuar sobre la controversia y los posibles riesgos que la luz azul tiene para la vista debemos aclarar qué es la luz azul exactamente y por qué es perjudicial o riesgosa.

Como seguro sabes, la luz blanca o la luz solar está compuesta de diferentes colores, como los es el rojo, naranja, amarillo, verde y azul, así como muchas tonalidades de cada uno de estos colores dependiendo su energía y longitud de onda (llamada también radiación electromagnética).

Existe una relación entre la longitud de onda de los rayos de luz y la cantidad de energía que contienen, pues entre mayor sea la longitud de onda relativamente estos rayos o colores emiten menos energía, y los que tienen longitudes de onda cortas tienen más energía y radiación.

Los rayos de luz en el extremo rojo del espectro de luz visible tienen longitudes de onda más largas, por lo que contienen menos energía. Por otra parte, los rayos en el extremo azul del espectro tienen longitudes de onda más cortas y más energía.

Es por ello que la denominada luz azul u otros tipos de rayos no visibles para el ojo humano, como la luz ultravioleta (UV) puede representar un riesgo para nuestra piel y nuestros ojos.

Riesgos y beneficios que aporta la luz azul

Los rayos UV tienen más energía que la luz visible por el ojo, lo que les hace capaces de producir cambios en la piel (de ahí que la exposición prolongada genere bronceado o quemaduras), por lo que ya podrás imaginarte la cantidad de energía que contienen.

La sobreexposición puede derivar en cáncer de piel y al exponer los ojos a fuentes tan potentes como el sol puede causar quemaduras en los ojos, también llamada fotoqueratitis o ceguera de la nieve.

No obstante no todo el malo con la luz azul, pues esta también es necesaria en dosis moderadas y ayuda al cuerpo a generar cantidades adecuadas de vitamina D que necesitamos todos los días y que ayudan inclusive con el aspecto anímico de las personas (de ahí que los lugares del mundo con menos horas de luz solar tengan las mayores tasas de depresión).

El espectro de luz visible se compone de radiación electromagnética con longitudes de onda que van desde 380 nanómetros (nm) en el extremo azul del espectro a aproximadamente 700 nm en el extremo rojo. Un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro, es decir, 0.000000001 metros.

La luz azul va desde 380 a 500 nm. En ocasiones, la luz azul se descompone en luz azul-violeta (aproximadamente de 380 a 450 nm) y en luz azul-turquesa (alrededor de 450 a 500 nm).

¿Qué genera la luz azul?

A diferencia de lo que muchos pueden pensar, el sol es la principal fuente de luz azul, y estar bajo la luz del día representa una exposición mucho mayor que la de los dispositivos electrónicos.

Sin embargo, también es verdad que existen muchas fuentes artificiales de este tipo de iluminación de longitud de onda corta, como las luces fluorescentes, las lámparas LED y pantallas, smartphones, tablets, laptops y computadoras.

De hecho, las pantallas de visualización de equipos electrónicos, computadores portátiles, smartphones y otros dispositivos digitales emiten cantidades considerables de luz azul a la cual estamos expuestos por muchas horas y cuya fuente de emisión se encuentra a pocos centímetros o metros de nosotros.

A pesar de que la cantidad de luz HEV que estos dispositivos emiten es nada a comparación de la emitida por el sol, el tiempo que pasamos frente a las pantallas y la proximidad a estas hace que sea un factor de preocupación para muchos especialistas que desde hace años se encuentran estudiando los efectos adversos que esta sobreexposición puede tener en nuestra vista.

¿Por qué es tan controversial la luz azul de las pantallas?

Además del hecho de ser el tipo de luz que emiten las pantallas de los celulares, computadoras, laptops, tabletas y pantallas (las cuales pasamos largas horas al día mirando fijamente de cerca), el hecho de que la luz azul levante preocupaciones entre las personas es que es el tipo de luz que más radiación emite.

De hecho, el espectro de color de luz no visible pero que todos sabemos bien que causa considerables daños para nuestra piel y ojos es la luz ultravioleta (rayos UV), los cuales son el extremo de la gama de luz hacia el lado del azul, siendo la que más radiación contiene y que puede causar cáncer o daño celular en largas exposiciones (por ello la recomendación del uso de gafas de sol y de bloqueador solar con protección UV).

Como lo mencionamos, la fuente principal de irradiación de luz azul es el sol, para lo cual nuestros ojos están diseñados. No obstante, hoy en día se estima que más del 33% de los adultos pasan más de 9 horas frente a las pantallas y gadgets que también emiten este tipo de iluminación, por lo que nos enfrentamos a una sobreexposición que puede amenazar con problemas para nuestra vista y salud en general.

¿La luz azul de los celulares, PC’s o pantallas realmente daña la vista?

Está comprobado que el ojo humano está diseñado para filtrar la luz azul y UV de manera efectiva (siempre y cuando no se mire directamente a grandes emisores como el sol). No obstante, esta si puede generar otro tipo de padecimientos, como el cansancio visual digital, el cual es causado principalmente porque las personas se exponen mucho tiempo al brillo de las pantallas y porque al hacer uso de dispositivos generales, las personas suelen parpadear menos, lo que genera resequedad en el ojo e irritación.

También, ya que la luz azul de alta energía y corta longitud de onda se dispersa más fácilmente que otra luz visible, no es tan fácil enfocarla, lo que representa un mayor esfuerzo para nuestro ojo. Cuando se está viendo monitores y otros dispositivos digitales que emiten cantidades significativas de luz azul, este “ruido visual” desenfocado reduce el contraste, y puede contribuir a la fatiga ocular digital.

¿Cuáles son las afectaciones que puede causar la luz azul en los ojos?

Una de las afectaciones más graves que puede generar la larga exposición a la luz azul, de acuerdo a algunas investigaciones, es la degeneración macular, la cual es provocada cuando las moléculas retinianas se exponen sin protección por tiempos prolongados a la luz azul. Estas se disuelven y generan una reacción que suelta un químico que puede dañar a otras células fotorreceptoras, las cuáles son las encargadas de registrar la luz y mandar la información al cerebro para poder formar las imágenes. Es importante mencionar que las células fotorreceptoras, no se regeneran, por lo que es muy importante proteger nuestros ojos de este tipo de riesgos.

¿Qué podemos hacer para evitar daños a nuestra vista por la luz azul?

Hoy en día existen muchos métodos que pueden ayudarnos a proteger nuestros ojos de la exposición a la luz azul y sus afectaciones en nuestra vista.

Generalmente se puede prevenir o evitar el avance de problemas visuales filtrando la luz azul de los gadgets con el uso de gafas especiales para este tipo de iluminación, cubiertas para monitores y pantallas y sobre todo descansando la vista durante el día de estos aparatos.

Muchos dispositivos ahora cuentan con modos de descanso visual o luz nocturna, los cuales disminuyen el impacto de la luz azul y hacen que las pantallas se vean más cálidas, sin embargo, esta solución no está disponible en todos estos aparatos y muchas personas no tienen la costumbre o el conocimiento para encender estos filtros cuando son necesarios.

También existen micas antirreflejantes para lentes que, sin importar el origen de la luz, filtran los rayos azules, dejan que pasen los demás colores y por consecuencia no afectan a tu retina.

Considera que la luz azul puede producir ojos secos, blefaritis, cansancio ocular, etc. Para evitar estos problemas los expertos recomiendan la regla 20-20-20 = 20 pies (6 metros), 20 segundos, 20 minutos). Es decir, mirar a lo lejos durante 20 segundos cada 20 minutos de trabajo con el ordenador.

¿Los daños a la visión se pueden remediar?

Uno de los problemas más comunes que se pueden generar por la larga exposición a la luz de las pantallas es el cansancio ocular digital y con este, problemas como las presbicia.

La presbicia se trata de uno de los padecimientos de la vista más comunes, la cual se presenta generalmente en personas de 40 a 65 años de edad y se va agravando progresivamente, causando dificultad para ver con claridad y visión borrosa a una distancia de lectura normal.

Este problema habitualmente se corrige con anteojos o lentes de contacto, sin embargo, estos pueden llegar a ser incómodos y requieren de constante cambio conforme el padecimiento se agrava. Así que mejor Quítate los Lentes y acude a nuestra clínica para realizarte la operación de presbicia.

¿La cirugía ocular es una opción?

Generalmente se recomienda la operación de presbicia para pacientes entre los 50 y 55 años de edad (que es cuando se ha estabilizado la degeneración visual). No obstante, esto se encuentra sujeto a valoración por parte de un oftalmólogo especialista.

Actualmente Quítate los Lentes es la clínica oftalmología más reconocida en el país, con más de 17 años de experiencia realizando cirugías oculares, como la presbicia, astigmatismo, cataratas, hipermetropía y miopía.

Nuestros médicos cuentan con la más alta preparación, además de que contamos con el equipo tecnológico más avanzado para la realización de operaciones láser de alta precisión que hacen de las intervenciones procesos rápidos, seguros y exitosos.

Publicado por

José Arturo Espinosa Ballesteros

Médico Cirujano, egresado de la Universidad Autónoma de Guadalajara Cirujano Oftalmólogo, egresado del CMN La Raza Adiestramiento en la subespecialidad de Cirugía de Retina y Vitreo.

    Ingresa tus datos y obtén una cita de valoración gratuita







    OPÉRATE LOS OJOS DE INMEDIATO
    Y PAGA A CRÉDITO

    *Pago inicial desde $2,500 no necesitas tarjeta de crédito*
    AGENDAR MI CITA DE VALORACIÓN
    GRATIS - 55 8950 5414

    img