¿Qué es la neuritis óptica?

neuritis óptica

La neuritis óptica se trata de un padecimiento producido cuando la hinchazón (inflamación o hipertensión) del globo ocular daña el nervio óptico, el cual es un conjunto de fibras nerviosas que transmite la información visual del ojo al cerebro en la parte posterior del ojo.

La neuritis óptica suele producir dolor con el movimiento del ojo y pérdida temporal de la visión en un ojo, sin embargo se corre el riesgo de un daño permanente al nervio óptico que amenaza con la pérdida total de la vista, por lo cual es de suma importancia la atención de este padecimiento cuando se presenten síntomas.

¿Qué causa la neuritis óptica?

La neuritis óptica es más frecuente entre los adultos de 20 a 40 años. La mayoría de los casos se deben a enfermedades desmielinizantes, sobre todo esclerosis múltiple, en cuyo caso pueden producirse recurrencias. A menudo, la neuritis óptica es la manifestación inicial de la esclerosis múltiple. Otras causas incluyen:

  • Enfermedades infecciosas, sinusitis, meningitis, tuberculosis, sífilis, HIV)
  • Metástasis tumorales en el nervio óptico
  • Sustancias químicas y fármacos (p. ej., plomo, metanol, quinina, arsénico, etambutol, antibióticos)
  • Neuromielitis óptica
  • Enfermedad por autoanticuerpos contra la glucoproteína oligodendrocítica de la mielina

Síntomas

Los síntomas de la neuritis óptica suelen incluir:

  • Dolor: Generalmente las personas con este padecimiento presentan dolor ocular que aumenta con el movimiento del ojo. A veces, esto se percibe como un dolor sordo detrás del ojo.
  • Pérdida de la visión en un ojo: La mayoría de las personas tienen al menos una reducción temporal de la visión, pero el grado de pérdida varía. La pérdida evidente de la visión generalmente se presenta con el paso de las horas o los días, y mejora en el transcurso de varias semanas o meses. La pérdida de la visión es permanente en algunas personas.
  • Pérdida del campo visual: La pérdida de visión lateral puede ocurrir en cualquier patrón, como la pérdida de visión central o la pérdida de visión periférica.
  • Pérdida de la visión del color (cromática): La enfermedad frecuentemente afecta la percepción del color. Puedes notar que los colores parecen menos vívidos de lo normal.
  • Ráfagas de luz: Algunas personas declaran ver ráfagas de luz o luces centelleantes con los movimientos oculares.

Factores de riesgo

Las complicaciones de la neuritis óptica pueden incluir las siguientes: Daño al nervio óptico. La mayoría de las personas tienen algún daño permanente del nervio óptico después de un episodio de neuritis óptica, pero el daño podría no causar síntomas permanentes.

Disminución de la agudeza visual también es uno de los factores de riesgo del afectamiento en los nervios ópticos.

¿Quiénes son más propensos a padecer neuritis óptica?

La neuritis óptica puede afectar tanto a adultos como a niños. La causa subyacente no se conoce completamente; sin embargo, los expertos creen que una infección viral puede provocar que el sistema inmunológico ataque al nervio óptico como si fuera un invasor externo.

¿Cuándo acudir al médico?

El dolor y la pérdida de la visión temporaria son los síntomas más comunes. Si se presentan es necesario acudir de inmediato al médico.

¿Cómo se diagnostica la neuritis óptica?

Se dispone de un análisis de sangre para detectar infecciones o anticuerpos específicos. La neuromielitis óptica está ligada a un anticuerpo que causa neuritis óptica grave. Las personas con neuritis óptica grave pueden someterse a esta prueba para determinar si tienen probabilidad de desarrollar neuromielitis óptica.

Otros exámenes para diagnosticar la neuritis óptica podrían incluir:

  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética utiliza un campo magnético y pulsos de energía de ondas de radio para tomar imágenes del cuerpo. Durante una resonancia magnética para verificar si hay neuritis óptica, podrías recibir una inyección de una solución de contraste para hacer que el nervio óptico y otras partes de tu cerebro sean más visibles en las imágenes.
    Una resonancia magnética es importante para determinar si hay áreas dañadas (lesiones) en el cerebro. Tales lesiones indican un alto riesgo de desarrollar esclerosis múltiple. Una resonancia magnética también puede descartar otras causas de la pérdida de la visión, como un tumor.
  • Análisis de sangre. Se dispone de un análisis de sangre para detectar infecciones o anticuerpos específicos. La neuromielitis óptica está ligada a un anticuerpo que causa neuritis óptica grave. Las personas con neuritis óptica grave pueden someterse a esta prueba para determinar si tienen probabilidad de desarrollar neuromielitis óptica. En casos atípicos de neuritis óptica, la sangre también se puede analizar para detectar anticuerpos antiglicoproteína de mielina de oligodendrocitos.
  • Tomografía de coherencia óptica (OCT, por sus siglas en ingles). Este examen mide el grosor de la capa de fibra nerviosa retiniana del ojo, que a menudo es más delgada a causa del padecimiento.
  • Prueba de campo visual. Este examen mide la visión periférica de cada ojo para determinar si hay alguna pérdida de la visión. La neuritis óptica puede causar cualquier patrón de pérdida del campo visual.
  • Respuesta visual evocada. Durante esta prueba, tú te sientas ante una pantalla en la que se muestra un patrón alternativo de tablero de ajedrez. Se te colocan en la cabeza cables con pequeños parches para registrar las respuestas del cerebro a lo que se ves en la pantalla. Este tipo de prueba le dice a tu médico si las señales eléctricas que llegan a tu cerebro son más lentas de lo normal como resultado de un daño al nervio óptico.

Tratamiento de la neuritis óptica

Generalmente mejora por sí sola. En algunos casos, se utilizan medicamentos esteroides para reducir la inflamación del nervio óptico. Los posibles efectos secundarios del tratamiento con esteroides incluyen aumento de peso, cambios del estado de ánimo, enrojecimiento facial, malestar estomacal e insomnio.

El tratamiento con esteroides generalmente se administra por vía endovenosa (intravenosa). La terapia con esteroides intravenosos acelera la recuperación de la visión, pero no parece afectar la cantidad de visión que se recuperará para la típica neuritis óptica.

Cuando la terapia con esteroides fracasa y persiste la pérdida grave de la visión, un tratamiento llamado terapia de intercambio plasmático podría ayudar a algunas personas a recuperar la visión. Los estudios aún no han confirmado que la terapia de intercambio plasmático sea eficaz para la neuritis óptica.

Publicado por

Daniel Cuevas

    Ingresa tus datos y obtén una cita de valoración gratuita







    OPÉRATE LOS OJOS DE INMEDIATO
    Y PAGA A CRÉDITO

    *Pago inicial desde $2,500 no necesitas tarjeta de crédito*
    AGENDAR MI CITA DE VALORACIÓN
    GRATIS - 55 3029 3362

    img